cenit – del – petroleo . com

Oct 27 2009

Petróleo, Charcos y Vasos de Agua

Este artículo es una traducción del Houston Chronicle:

Suministro Global de Petróleo:  Sepando Hechos y Ficción
WAYNE KELLEY, RICHARD BISHOP y RON HARRELL

El artículo de opinión de Michael Lynch publicado en la edición del 24 de agosto del New York Times, “El pico del petróleo es un desperdicio de energía“, sostiene que no hay peligro de declive, a corto plazo, de las tasas de producción. Ello debido a los grandes volúmenes de petróleo aún por descubrir. Esta visión simplista no reconoce que un puñado de campos gigantes y súper gigantes (sólo 320 de los 16.000 yacimientos del mundo) proporcionan cerca del 60 por ciento del suministro mundial de petróleo.

Ofrecemos una visión alternativa arguyendo que el tamaño de los campos, no sólo el volumen total por descubrir, determinará las tasas de producción y costos futuros.

Para ilustrar este argumento, imagine un campo de petróleo como un vaso de agua con una pajita (el costo de capital) como medio de extracción. Un solo vaso de agua puede vaciarse con una pajita a un costo muy bajo. Para vaciar el vaso más rápidamente, simplemente añada varias pajas para una tasa de extracción más alta con costes más elevados.

Ahora considere el mismo volumen de agua vertida sobre la mesa. Ahora hay charcos de agua mucho más pequeños y algunos de ellos requieren su propia pajita. No sólo es el coste unitario de extracción de cada pequeño charco mucho mayor que en el caso del vaso, sino que además la productividad de cada pajita es mucho menor. En la práctica “los pequeños charcos” no permiten producir al mismo ritmo que “el vaso”. Hemos “bebido” la mayor parte del petróleo de los campos gigantes y super-gigantes. Lo que nos queda son unos cuantos vasos, y muchos, muchos charcos.

vaso de agua
Y aunque puede haber gran cantidad de charcos por descubrir, no cambia el hecho de que producen a un ritmo menor y a un coste mayor que sus hermanos mayores.

Los gigantes y super-gigantes actuales estarán pronto tan agotados que ningún avance tecnológico ó aumento de precio podrá prolongar sus vidas. El petróleo es un recurso finito. El hecho de que se haya subestimado su volumen en el pasado no implica que sea el caso hoy ó en el futuro. Las estimaciones de los hidrocarburos recuperables comercialmente en los campos descubiertos hace una década han sido, en muchos casos, ajustadas a la alza. Esta re-evaluación se atribuye no sólo al mejor conocimiento de los yacimientos y de las historias de producción sino a los pasos de gigante que ha experimentado la tecnología de extracción petrolífera. Los que citan esta tendencia como prueba de que la escasez de petróleo no es una amenaza sólo están en lo cierto en el sentido de que, durante la mayor parte de su historia, los campos gigantes y super-gigantes fueron infrautilizados. Sin embargo, no reconocen las limitaciones de la tendencia.

Independientemente de las estimaciones del US Geological Survey y otros de un billón de barriles (billón=10^12) de petróleo por descubrir, echemos un vistazo a la historia reciente de búsqueda de campos gigantes y súper gigantes. La consistencia de su contribución es en gran medida el resultado de mayores tasas de extracción, no de nuevos descubrimientos. A medida que pasa el tiempo, los nuevos descubrimientos son cada vez más pequeños, de menor calidad y se ubican en entornos más hostiles. En la década de los 1960, se descubrieron 26 campos gigantes y súper gigantes. Este número ha declinado de manera consistente y en la primera década del milenio se han descubierto sólo 2 a día de hoy.

Las condiciones necesarias para crear gigantes y super-gigantes son poco frecuentes, y allí dónde se producen, la geografía ha sido bien explorada salvo en contadas excepciones. Pese a sus redoblados esfuerzos por descubrir gigantes y super-gigantes, las empresas petroleras han tenido resultados desalentadores.

Debido a que muchos países (como Rusia y países de Oriente Medio) mantienen información sobre sus campos de petróleo en secreto, muchos gigantes y super-gigantes podrían agotarse más pronto de lo esperado. Es más, el público no conoce el pronóstico de la producción de estos campos, porque no hay un único depósito de dicha información. Es vergonzoso que sepamos tan poco acerca de su estado de agotamiento.

Decir que no necesitamos preocuparnos ya que todavía queda mucho petróleo por explotar es simplemente irresponsable. No hay suficiente información acerca del estado de los campos gigantes y súper gigantes como para emitir tal juicio. Sin embargo, las estadísticas, la tasa de agotamiento y la tasa de sustitución de gigantes y súper gigantes indican claramente una reducción de la capacidad de producción futura y un aumento del precio y de los costes.

La questión más urgente y más ignorada es cuándo y a qué precio? Ha llegado la hora de poner más ciencia en el debate y menos hipérboles.

Kelley es el director gerente, Bishop es el director ejecutivo y jefe de geología y Harrell es un asesor de alto rango de RSK [UK] Limited, una empresa consultora de petróleo con oficinas en Houston.

LINKS:
Respuesta de Michael Lynch [INGLES]
Comentarios en The Oil Drum

Share

Deje una respuesta

XHTML: Puede usar los siguientes tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>